artes0

Psicodrama, Arteterapia y Filosofía

La propuesta terapéutica de ALUMBRAR está sostenida, fundamentalmente, en tres enfoques: el del psicodrama, el del arteterapia y el de la filosofía.

En relación a la práctica psicodramática, se basa en una exploración, transformación y producción de nuevas subjetividades. Se trata de un abordaje que nos permite dar una nueva respuesta a situaciones antiguas, espacializando los relatos al ponerlos en escenas, ampliando los puntos de vista con la participación grupal, desde sus diferentes recursos: soliloquio, doblaje, espejo, inversión de roles, escultura, entrevista, caldeamiento, átomo perceptual, silla vacía, entre otros. El compromiso del cuerpo en esta práctica nos corre del registro puramente mental, potenciando otros que amplían los puntos de vista y los niveles de comprensión.

Se trabaja también con elementos de arteterapia. El arte aparece, desde lo lúdico, poniendo en su despliegue lo no dicho. Es entonces que, a través de la expresión artística, como instrumento terapéutico, podemos abordar aquello que quedó capturado y nos imposibilita un despliegue en armonía. La danza, la escritura, las artes plásticas, la música vuelven, de esta manera, a servirnos como canales para que nuestro juego aparezca.

Completa la propuesta un abordaje filosófico, entendiendo que “La filosofía no es contemplación, ni reflexión, ni comunicación. Es la actividad que crea los conceptos” como sostiene Gilles Deleuze y Felix Guattari. La mirada de estos pensadores acerca de la definición de lo que, para ellos, es la filosofía,  nutre y atraviesa el pensamiento y el accionar de todas las propuestas de ALUMBRAR. Entendemos la práctica filosófica en tanto que deviene de palabra a idea, de idea a cuerpo, de cuerpo a emoción, como herramienta en la labor de la búsqueda y construcción de nuestros territorios.