En este momento estás viendo Deleuze. El deseo.

Deleuze. El deseo.

Gilles Deleuze nos acerca a una filosofía viva, facilitadora, FILOSOFIA HERRAMIENTA PARA…

Al igual que con la música y la pintura. 

Tal vez no somos músicos o pintores, pero vamos a recitales o muestras de pintura y, sin ser entendidos, nos gusta y además conectamos no desde la superficialidad. Nos atraviesa y modifica. 

En la filosofía, como en el arte, vale eso de ME GUSTA O NO ME GUSTA.

La filosofía como herramienta para crear conceptos, relaciones con el mundo, y esas relaciones nos acercan a entender y ser más entusiastas con la vida.

La mirada de Deleuze sobre el deseo

La filosofía  como  música que mueve, te mueve, con una palabra o con un concepto.

Comenzaremos por lo que NO ES el deseo.

La idea de que se quiere lo que no se tiene, que se parte de la carencia, idea del sentido común, muestra que es muy fácil desear, que hay deseos buenos y malos, ya que el objeto que deseas determina la bondad o maldad del deseo. O sea , el deseo MORALIZADO: no está bien desear esto, está bien desear aquello. No deberías desear tanto, deberías adecuarte y no desear lo que no puedes conseguir.

Casi entendiendo que es mejor no desear, para no frustrarse.

Deleuze nos dice: ESO NO ES EL DESEO.

El deseo no es carencia, ES PRODUCCION, CREACION,  lo difícil es desear, NO CONSEGUIR LO QUE SE QUIERE. Desarmando la idea del deseo bueno o malo.

EL DESEO DISCURRE POR UNA CONCATENACIÓN DE OBJETOS.

Desde aquí, construyes al deseo, lo produces.

La idea de desear un objeto del que carecemos, por ejemplo, quiero comprarme este coche, es una especie de delirio.  QUIERES ESE COCHE PARA VIAJAR CON ESA PERSONA POR ESE LUGAR MANTENIENDO ESAS CONVERSACIONES.  No es el coche, sino toda esa concatenación de objetos a través de la cual tu deseo discurre, CUANDO DESEAS UNA COSA ESTÁS DESEANDO UN MUNDO. Quiero ESE coche para un mundo determinado.

La publicidad te vende un auto, lo hace con personas atractivas dentro del auto, un paisaje maravilloso, risas, música que suena en su interior.

Cuando decís QUIERO COMPRARME ESE AUTO, el delirio aparece. Te venden un auto, compras ESE mundo. Esto pasa con todos los deseos si no sabemos cómo hacer para obtener un deseo auténtico.

Nos encontramos deseando el deseo de los demás, el que nos han propuesto.

¿Cómo hacer para tener deseos auténticos?

Liberarse del lenguaje del SER, el lenguaje IDENTITARIO.

Es el lenguaje por el que tú dices yo soy un hombre, y yo digo, yo soy una mujer, yo soy periodista, yo soy profesora, ESE ES EL LENGUAJE DEL SER. Nos dota de una identidad. La palabra SOY está para provocar una identidad, y adoptando el lenguaje del ser, suelo adoptar los lenguajes que van implícitos con esa identidad YO SOY UNA MUJER Y TENGO QUE DESEAR COMO UNA MUJER. VOS SOS UN PERIODISTA Y TENÉS QUE QUERER LO QUE QUIEREN LOS PERIODISTAS.

Cuando uno se pregunta QUIÉN SOY busca una respuesta que lo tranquilice. 

La identidad nos dá un reconocimiento, un lugar en el mundo, eso nos tranquiliza. Y los problemas de identidad, se calman si pertenezco a tal o cual grupo. Si vos sos mujer y yo soy mujer pertenecemos a una misma identidad. EL LENGUAJE DEL SER TRANQUILIZA PORQUE SÉ QUÉ PUEDO ESPERAR DEL OTRO.

Cada uno de nosotros es una SINGULARIDAD.

EL DESEO AUTÉNTICO ES AQUEL QUE NO SE GUÍA POR EL DESEO QUE ESTÁ ADSCRIPTO A UNA IDENTIDAD. ROMPER EL LENGUAJE DEL SER Y ADQUIRIR EL LENGUAJE DEL DEVENIR.

DEVENIR ES NO SABER QUIEN ERES, Y, PARA ESO, TENES QUE EXPERIMENTAR.

EXPERIMENTAR ES CORRER UN RIESGO.

No ser árbol, ser rizoma. 

EL RIZOMA ES Y ES Y ES….

Deja una respuesta